Equilibrar los hemisferios cerebrales

Inicio / Neurociencia / Equilibrar los hemisferios cerebrales
Equilibrar los hemisferios cerebrales

Los dos hemisferios cerebrales se complementan y trabajan de forma conjunta, aunque cada uno de ellos, en función de sus características, está más especializado en la realización de unas funciones determinadas.

El cerebro controla el movimiento del cuerpo a través del sistema nervioso con una conexión cruzada, es decir, el hemisferio izquierdo coordina la parte derecha del cuerpo y viceversa.

El hemisferio izquierdo es el responsable del lenguaje verbal, mientras que el derecho, se focaliza en la expresión no verbal.

El primero realiza un estudio analítico de la realidad, de forma secuencial, entrando en el detalle; mientras que el segundo, observa la realidad de forma global, tomando distancia para adoptar una visualización de conjunto.

La parte del cerebro izquierda encadena las ideas de forma lineal con el propósito de llegar a una conclusión convergente a través del intelecto que analiza de forma lógica los acontecimientos, centrándose de forma exclusiva en la información objetiva y cuantitativa.

La parte del cerebro derecha realiza un planteamiento holístico con el objetivo de llegar a una conclusión divergente, dejando participar en este proceso a la intuición y a la imaginación, para guiarse mediante corazonadas y sensaciones, priorizando así, una escucha interior y subjetiva de señales, símbolos y metáforas.

En relación a la percepción del tiempo, el hemisferio izquierdo tiene un vínculo muy fuerte con el pasado y con el futuro; además se ciñe de forma estricta a la realidad y es muy teórico en los planteamientos propuestos.

En cambio, el hemisferio derecho es atemporal, está centrado en el momento presente y es muy operativo en las propuestas planteadas; por otro lado, interpreta la realidad de forma creativa al establecer relaciones y conexiones entre los sucesos ocurridos.

En general, se recomienda que ambos hemisferios trabajen por igual y de forma sincronizada, aunque la sociedad actual, ya desde los primeros años de vida, intenta inclinarse hacia un predominio del hemisferio izquierdo; por ello, 9 de cada 10 personas son diestras y aunque en la educación infantil, se trabaja más el hemisferio derecho, desde primaria, ya se manifiesta una preferencia por el izquierdo en el sistema educativo.

Debido a lo expuesto anteriormente, se recomienda trabajar con algunas técnicas para equiparar el uso de ambos hemisferios, como, por ejemplo, el método psicoterapéutico SHEC (Sincronización de Hemisferios Cerebrales) mediante unas gafas para visualizar la realidad con cada ojo de forma alterna.

También se sugieren otras alternativas, tanto para la infancia, educar de forma más personalizada a través de las inteligencias múltiples y su relación con las competencias; como para los adultos, experimentar los efectos de las técnicas meditativas y respiratorias con este propósito equilibrante.

Share This