¿Por qué me sienta mal la leche de vaca?

Inicio / Alimentacion / ¿Por qué me sienta mal la leche de vaca?
¿Por qué me sienta mal la leche de vaca?

Actualmente encontramos distintos foros donde se habla de la intolerancia a la lactosa y de la alergia a la caseína.

La lactosa es un azúcar presente en la leche de los mamíferos, entre otros, en la de vaca, cabra, oveja e incluso, en la humana. Para su digestión, requiere el uso de una enzima denominada lactasa, cuya producción, disminuye con la edad. Cuando la lactosa no se metaboliza correctamente, se producen gases, hinchazón y dolor abdominal; pudiendo aparecer incluso cuadros de diarrea.

La caseína es una proteína que también se encuentra en la leche de los mamíferos asociada al calcio; debido a su gran tamaño molecular, gran parte de la población, realizan su digestión con dificultad y si, además, la persona padece el síndrome del intestino permeable, el sistema inmune responde con la secreción de mucosidad a través de las glándulas respiratorias por la comunicación con el sistema digestivo a mediante la faringe.

El intestino es permeable para permitir el paso a la sangre de pequeñas moléculas en las que se han descompuesto los alimentos para absorber los nutrientes de éstos. Debido a muchos factores como el estrés, los metales pesados, los antibióticos, los conservantes y los colorantes, entre otros, la pared del intestino se inflama, llegando a perforarse en algunos puntos, por lo que ésta se hace permeable a sustancias tóxicas (beta-casomorfina derivada de la descomposición de la leche de vaca), además de virus, hongos y bacterias intestinales.

Lo expuesto anteriormente, explica por qué algunas personas, presentan síntomas de enfermedades respiratorias cuando ingieren gran cantidad de leche de vaca, como sinusitis, otitis, asma, congestión nasal con secreción de mucosidad, etc.

Aprovecho esta entrada para comentar también que los países del mundo con mayor consumo de lácteos, tiene también los mayores índices de osteoporosis: Finlandia, Estados Unidos, Suecia e Inglaterra. También quiero mencionar que China consume la mitad de calcio que Estados Unidos y sus fracturas óseas representan sólo la quinta parte.

La ciencia ha avalado que el factor más influyente en la regeneración de la masa ósea es la producción de estrógenos en la mujer y de testosterona en los hombres. Por otro lado, la fijación del calcio en los huesos, depende más de la actividad física realizada que de la cantidad de calcio ingerida. Finalmente, existen numerosos alimentos con mayor proporción de calcio que la leche de vaca, entre ellos destacamos: almendras, pipas de girasol, semillas de lino, algas, brócoli y coles de Bruselas.

Con este artículo te animo a que experimentes unos días en tu dieta la eliminación de lácteos, sabiendo que existen otros alimentos que pueden ser más beneficiosos para ti porque son más ricos en nutrientes y menos problemáticos. Si además padeces complicaciones respiratorias, estoy segura de que experimentarás mejoras considerables.

Share This